Dale la vuelta

Porque conviene mirarlo todo con detenimiento:

Porque conviene mirarlo todo con detenimiento:
mirar es saber

martes, 24 de enero de 2017

¿A quién enseñamos?

Tras averiguar en la Unidad 1 de Educación expandida ¿qué enseñamos y cómo nos sentimos haciéndolo? ahora se plantea averiguar ¿a quién enseñamos? Una gran pregunta (enhorabuena a los creadores del MOOC INTEF).

DISCENTE: alumno matriculado en un centro escolar por imperativo legal (ESO hasta los 16 años) que en este inicio del siglo XXI requiere de sus docentes que más que gestionar sus conocimientos académicos le ayuden a gestionar sus emociones y sentimientos.

En la educación anterior los alumnos acudían al centro educativo solo cuando los padres consideraban que valía para estudiar o cuando, tras planificar su futuro sin consultar con el menor, le imponían la obligación de estudiar. Además, parte de la familia, que era una familia extensa en la mayoría de las ocasiones, se dedicaba a su educación social y a mostrarle cómo se esperaba que se comportarse con sus sentimientos, impulsos, deseos, intuiciones, creatividad, etc. A día de hoy, la familia se compone de un número más restringido de personas, por lo que el alumno se enfrenta por primera vez a un grupo grande de otros menores y de adultos cuando se escolariza. Y es en la escuela donde debe aprender a socializarse y a lidiar con sus sensaciones al respecto.
Por otro lado, no existe la urgencia por acumular conocimientos, pues estos se encuentran de forma inmediata en la red de redes, incluso con ejemplos y tutoriales de aplicación. La esperanza de vida se ha incrementado en muchos años y hay tiempo más que suficiente para formarse varias veces y en varias especialidades distintas. El mundo es muy pequeño y se puede acceder a cualquier lugar en pocas horas y con poco desembolso de dinero. Nadie va a obtener más poder, el poder que otorga el saber lo que otros no saben, si solo acumula conocimientos librescos. Lo que importa es la satisfacción propia, conseguir lo más inmediatamente posible aquello que se desea, y se desea lo que entra por los ojos y lo que los demás valoran como deseable. Solo para averiguar que aquello que tanto se ha deseado, una vez obtenido no satisface y seguimos sintiéndonos vacíos.
En una sociedad terráquea en la que todo es posible y accesible, en la que el esfuerzo no asegura el éxito y se conoce tanto de la vida privada de los extraños al tiempo que ya no parece obsceno exponer al ojo público nuestras miserias ¿qué puede ser importante? ¿qué puede resultar interesante? Todos preguntan "¿para qué?" y la respuesta se nos escapa: para tantas cosas y para tan pocas. Algo debe cambiar, pero quizá no solo en la escuela.

Una posibilidad para el docente es intentar:




Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario